Cansancio

Llega la tarde con el desgaste de la intensa jornada.

Las fuerzas flaquean y el desánimo se apodera del pensamiento.

¡Ha llegado mi tiempo!,  ¡ahora es el momento de desconectar!.

Sin embargo no puedo sentirme activa

ni poder ilusionarme con algún proyecto.

¡Estoy demasiado cansada!,  ¡me falta el aliento!

Las largas horas de intenso trabajo

han consumido mi energía,

han borrado mi alegría

Han vaciado la botella de la motivación,

de la ilusión por realizar una tarea creativa.

Una tarea a mi propio estilo, sin contrapartidas.

Han vaciado mi mente y matado mi iniciativa.

El desánimo ocupa lugar en las añoradas tardes del día

 La pereza y la desidia me hacen navegar sin rumbo

impidiéndome encontrar un confortable refugio.

Llega la noche, momento de bendición

cuando se apagan las luces y solamente

se escucha  el latir del corazón.

Horas conmigo misma, momento de recuperación,

cuando se olvidan las penas y toda aquella tensión

que mataba mi energía y enturbiaba mi visión.

Noche tranquila y serena es para mí bendición

porque se entierra el hastío para soñar libremente,

sin límites ni ataduras que me bloqueen la mente.

Noche que pasa en un soplo trayendo un nuevo día.

Un nuevo amanecer, con su vida y su alegría

donde todo es posible: soñar, luchar y crecer.

                                                                                                      By Lola Velasco

Un comentario en “Cansancio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s