Canto a mi madre

 Recuerdos tristes que yacen en el alma por el ser

querido que ya no habita entre nosotros.

Recuerdos dolorosos por la enfermedad y la agonía;

impotencia ante el desenlace de la muerte.

Quiero parar el tiempo y volver atrás.

Quiero cambiar el rumbo de lo sucedido,

alargar esa vida que ya no está.

Madre querida, quiero abrazarte de nuevo

y susurrarte una vez más: “mamá, te quiero”.

Quiero aliviar tu sufrimiento y

volver a ver tu mirada agradecida.

Madre, te fuiste y se acabó la lucha por tu vida y

empezó la tristeza del alma, la añoranza de tu presencia,

de tus consejos y abrazos, de tus reprimendas.

Pasan los días y no logro superar la pena.

pasan los  años y permanece la nostalgia.

¿Habré luchado suficientemente por tu vida?

Tú que me diste la mía, y yo que enterré la tuya.

Tu hija que te quiere.

                             Lola Velasco Vélez