Rompiendo la rutina

Ningún día es igual a otro y cada día trae su propio afán. Cada amanecer trae nuevas vivencias que rompen la rutina de la cotidianidad y nos brindan nuevas oportunidades sin que seamos conscientes de ello. Cada día damos un paso adelante que nos acerca a la realización de nuestros propósitos para seguir soñando y creando realidades distintas en un mundo que no siempre nos ilisiona y satisface.

Una llamada telefónica, un encuentro casual, un consejo o una visita irrumpen en nuestra rutina y traen algo nuevo que marca la diferencia con el día anterior, cualquier eventualidad por pequeña que sea desencadena una respuesta y una nueva vivencia, que nos aporta nuevos pensamientos y aprendizajes. No son simplemente momentos. Implican mucho más porque activan nuestras emociones y mecanismos internos de reflexión.

Tenemos que estar dispuestos a dejarnos sorprender por lo imprevisto, por lo pequeño e insignificante que nos aporta magia a nuestro día. Debemos disfrutar de las luces y colores que aparecen cada día dejado que las nuevas sensaciones y emociones entren a formar parte se nuestra historia de vida. Vivir con intensidad lo pecular, lo imprevisto, lo inesperado, lo insignificante es la mejor manera de romper con la rutina.

Lola VelascoVélez

11 comentarios en “Rompiendo la rutina

Responder a Lola Velasco Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s